5 Zonas erógenas femeninas a las que deberías prestar mas atención si quieres ser un buen amante

5 Zonas erógenas femeninas a las que deberías prestar mas atención

Hay muchas zonas erógenas femeninas, incluidas algunas que quizás no conozcas.

Que denominamos una zona erógena en la mujer

Una zona erógena es cualquier parte del cuerpo que tiene mayor sensibilidad y puede provocar una respuesta sexual cuando se estimula.
Es importante ir más allá de las obvias zonas erógenas femeninas y explorar todo el cuerpo de tu pareja para darles el mayor placer.

Zonas erógenas femeninas

1. Orejas

Aunque las orejas se consideran muy eróticas, a menudo se pasan por alto, lo que significa que es un área que vale la pena explorar cuando se quiere llevar cosas al dormitorio.


Los oídos son en realidad muy sensibles al tacto porque tienen muchos receptores sensoriales. Debido a todas las terminaciones nerviosas, acariciarlas puede ayudar a su pareja a alcanzar el clímax o incluso aumentar la intensidad de su orgasmo.


Toque suavemente los oídos de su pareja. Use su lengua para trazar el oído externo y muerda suavemente el lóbulo.
Bese suavemente el lóbulo de la oreja o sosténgalo suavemente en la boca y masajee con los labios.


Si su pareja parece disfrutar esto, puede verlo como un permiso para comenzar a mordisquear o chupar el lóbulo.

2. Labios

Los labios son las zonas erógenas femeninas más expuestas y están llenos de terminaciones nerviosas ubicadas muy cerca de la superficie de la piel (¡tienen 100 veces más que las yemas de los dedos!).


Incluso el más mínimo toque en nuestros labios libera una feliz oleada de hormonas que nos hace sentir bien en nuestro cerebro y afecta nuestras emociones, así como nuestras regiones inferiores.

Hay muchas cosas que puedes hacerle a los labios. Incluso besar alrededor de los labios y no directamente sobre ellos puede ser estimulante.


No existe una relación que se vuelva demasiado cómoda para un beso ardiente y ardiente, sin importar cuánto tiempo hayan estado juntos una pareja. Esto fortalecerá su relación.


3. El cuello:

la parte posterior del cuello no suele ser explorada por muchos, pero es un área muy delicada.
Adelante, dile a tu pareja que no te perderás ni un centímetro de su cuerpo. ¡Bésala en el cuello y le encantará!

4. Senos

La mayoría de las personas se vuelven locas por los pechos de su pareja, pero el truco está en saber lo que estás haciendo.
Por lo tanto, no los agarre ni los apriete demasiado. Sea amable: la respuesta de su pareja a sus movimientos le dirá lo que les gusta y lo que no les gusta.


5. La parte interna de los muslos:

Use los dedos para trazar la parte interna del muslo y su pareja se quedará con ganas de más. Usa tu imaginación para el resto.
Los muslos internos no son solo para envolver su cuerpo mientras está en posición de misionero. La parte interna de sus muslos es más sensible a las caricias, besos y lamidos suaves.
En un día caluroso de verano, use un cubito de hielo y páselo por sus muslos y déjela explorar (y disfrutar) una nueva sensación.

La importancia de las zonas erógenas femeninas.

Como dice el viejo refrán no solo es importante el destino al que quieres llegar. lo realmente importante es disfrutar del viaje.

Lo mismo ocurre con el sexo disfruta al máximo de tu pareja y sin duda te agradecerá que dediques tiempo a descubrir diferentes formas de facilitarle el máximo placer en vuestros encuentros sexuales.

Mantendrás a tu pareja excitada y disfrutaras al prolongando y aumentando el tiempo y la calidad de tus relaciones sexuales y sin duda tu disfrutaras también.

Desde Bonnymaster queremos darte estas pequeñas claves para que tus relaciones amorosas sean lo mas prolongadas estimulantes y satisfactorias posibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.